El equívoco de la 'neutralidad política'

Si no hubiera más equívoco que éste, no sería muy difícil poner un poco de orden a nuestras ideas.

Por desgracia los equívocos abundan por todas partes y no sirve de nada querer aclarar uno, si los otros quedan como están.

Voy a señalar algunas confusiones ” de hecho” que contribuyen a las equivocaciones en este tema.

1º) Confusión entre la Iglesia real ( Jerarquía y laicos ) y la única Jerarquía.

2º) Confusión entre las actividades eclesiales exclusivas del clero y las del laico.

3º) Confusión permanente entre lo que debemos hacer y lo que podemos hacer.

4º) Confusión entre política abstracta y política concreta.

5º) Confusión entre ” hacer política ” y ” crear” hombres políticos.

6º) Confusión entre las proposiciones mayor y menor, cuando se trata de la política de los católicos.

7º) Confusión entre la ” etiqueta ” y la ” mercancia”.

8º) Confusión entre la ” paz del mundo” ( ausencia de guerra) y la Paz de Cristo ( presencia de Amor).

9º) Confusión entre Política cristiana y Reino de Dios.

10º) Confusión entre Principios políticos y técnica política.

El suceso de Jericó ocurrió una sola vez. Son numerosos los que lo toman como un ejemplo y un modelo permanente y esperan a que la jerarquía toque más fuerte la trompeta para ver desmoronarse las sólidas fortalezas que todos los laicos del mundo han edificado para defender su ” mundanalidad”, mientras que los laicos católicos dormían a la sombra soñando que salvaban su alma.